Reseña: No hay quien se resista a la nueva serie, ‘Un caballero en Moscú’ HYUN12 TODAY

La serie está basada en la novela más vendida de Amor Towles.

Suena pesado. Pero es todo lo contrario. “Un caballero en Moscú”, la serie de ocho capítulos transmitida por Paramount+/Showtime se deleita con risas y lágrimas, volando alto con la brillantez alegre de Ewan McGregor como un conde ruso despojado de su título y obligado a vivir en el ático de un hotel mientras tenía 30 años. Afuera pasan años de historia tumultuosa y totalitaria.

Basada en el querido bestseller de 2016 de Amor Towles, la serie está protagonizada por McGregor como el Conde Alexander Rostov, un aristócrata que ha estado encarcelado desde 1922 como enemigo del estado.

Alguna prisión. A pesar de sus estrechas habitaciones en el lujoso Hotel Metropol de Moscú, al Conde se le permiten los placeres nobles del buen vino, la cena gourmet, la peluquería mimada, las intimidades sexuales y los chismes del lobby sobre el malestar político que surge de Lenin a Stalin y Khrushchev.

¿La captura? Si el Conde pone un pie afuera, se enfrentará a un pelotón de fusilamiento.

Sólo un poema que el Conde escribió en alabanza de la revolución bolchevique de 1917 detuvo su ejecución. La ironía es que él no lo escribió. El poeta es su antiguo amigo de la universidad Mishka (Fehinti Balogun), quien atribuyó su trabajo al Conde para salvarlo de la ejecución.

Con el paso de los años, el Conde pasa de ser un prisionero en una jaula dorada a un camarero que se gloria del opulento pasado mientras Moscú borra todo rastro de superioridad cultural. Para nivelar el campo de juego, se quitan las etiquetas de las botellas en la famosa bodega Metropol. Y, sin embargo, el Conde sigue siendo leal a la Madre Rusia, hasta que ve los ideales patrióticos corrompidos por una mentalidad criminal.

El libro, que es ficción contrastada con hechos reales, ha sido criticado por romantizar los horrores del régimen soviético al limitar la acción a los elegantes alrededores del Metropol. Mira más cerca. Al igual que la película ganadora del Oscar “La zona de interés”, que mantuvo a raya los crímenes nazis, “Un caballero en Moscú” sólo intensifica el terror invisible que se encuentra afuera.

¿Cómo mantiene el Conde su fría compostura ante tanta presión? “Si lo tomo en serio”, dice, “podría caer en una oscura desesperación”. Felicitaciones a McGregor por mostrar el conflicto que se desarrolla dentro de este sonriente fugitivo de otra época.

Aún así, en sus primeras etapas, la serie parece más alegre que amenazadora cuando el Conde se hace amigo de Nina (Alexa Goodall), una joven huésped precoz del hotel que traviesamente le desliza una llave maestra para cada puerta del hotel, incluida la de la azotea donde traga. El aire fresco prohibido.

Más tarde, el Conde coquetea escandalosamente con la esbelta estrella de cine rusa Anna Urbanova, sensacionalmente interpretada por Mary Elizabeth Winstead, la verdadera esposa de McGregor; se conocieron en la tercera temporada de “Fargo”. Su trabajo en equipo actoral aporta profundidad a sus personajes y a la serie.

Cuando la Nina adulta aparece en el Metropol, anunciando que está a punto de seguir a su marido a los campos de prisioneros en Siberia, deja al Conde a cargo de su única hija, Sofia (Billie Gadsdon), quien se convierte en hija del Conde por defecto.

Es aquí donde el showrunner Ben Vanstone se salta el relleno para reflejar el encanto de clase mundial de McGregor (una tentación comprensible) y se concentra en la educación del Conde en humanidad.

Es irónico que el Conde forje estrechos vínculos con la clase trabajadora, desde la costurera Marina (Leah Harvey) hasta el jefe de camareros Andrey (Lyes Salem). Incluso intenta comprender a Osip (Johnny Harris), un oficial de la policía secreta que recluta al Conde como espía.

¿Cómo defiende este caballero de Moscú al proletariado sin traicionar su pasión por el gusto, el refinamiento y el desafío intelectual?

Ése es el quid de la historia.

Los dos últimos episodios, llenos de suspenso, conducen a un final agridulce. ¿Sentimental? Tal vez. Pero no hay forma de resistirse a una serie que honra a un hombre que renuncia a la ideología para seguir los dictados de su corazón.


Source link

About Koni Chiwa

Check Also

HYUN12 NOTICIAS

Source by asyaneshumova

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *